CONFIANZA

 

descarga

 

Ayer me quedé de piedra. Las noticias televisadas nacionales eran un monotema: el CORONA VIRUS. Enfocado desde distintas perspectivas, sí, pero hasta el deporte iba de lo mismo.

¿Qué ha pasado con el independentismo catalán? ¿Qué ha pasado con los emigrados que atestan las fronteras griegas? ¿Qué ha pasado con la justa protesta del mundo agrario por unos precios más equitativos? Y podríamos seguir.

De no haber aterrorizado a la población por algo similar a una gripe NADIE habría acudido al médico si quiera. Tal vez los contagiados serían más, pero por lo que dicen, la población en general no fallece. Hace dos años 15.000 personas murieron por la gripe y ni se cerraron colegios, ni se suspendieron las fallas, ni hubo partidos a puerta cerrada o museos cerrados. De hecho, NI NOS ENTERAMOS. Entonces no convenía…

Que la gripe mata lo sé de siempre. Se llevó a mis dos abuelos. En apariencia. Realmente a uno le mató la impresión ante la devastación de la guerra civil española, y al otro su tercera ruina. La gripe fue sólo el bendito billete de salida de su angustia extrema en este mundo.

El CORONA virus es también una metáfora. Las coronas son para las cabezas. Es como si se nos señalara que la cabeza se infecta y hay que buscar otro centro con el que procesar la información… ¿No podría ser así?

Hoy más que nunca recuerdo unas palabras jamás olvidadas de Jesús:

Cuidad de que nadie os engañe…Oiréis hablar de guerras y rumores de guerras… y habrá hambres y terremotos…,pero no os turbéis, porque es preciso que esto suceda… (Mt. 24).

Falta la palabra “enfermedad”, pero…¿Hace falta? El maestro galileo alerta sobre el ENGAÑO y la mentira. Presumo que esto es lo que hay detrás de esta movida tan alucinante en que vive el Madrid de hoy.

Sin embargo, hay algo importante si hacemos una segunda lectura: ES UNA LLAMADA A ENTRAR DENTRO, a meterse en casa… ¿Sólo para aislarse de un contagio? Creo que no.

El mundo cotidiano es en sí mismo una distracción de cuanto nos ocurre. Los psicólogos llevan años explicando que somos EMOCIÓN y frecuentemente ignoramos hasta el nombre de lo que sentimos. Fuera de la alegría o el enfado hay cientos de emociones que dejamos pasar sin un análisis que nos habla de lo que somos y de quienes somos. Eso, que comúnmente se llama filosofar, parece que nos da alergia. Tal vez este virus y la reacción de las autoridades sin proponérselo, nos piden que cuidemos por una vez de nosotros mismos y nos dediquemos atención.

Hay otra cosa que el Galileo pedía siempre justo antes del milagro: CONFIANZA.

Es fácil confiar cuando todo marcha para nosotros. Es cuando las cosas se tuercen cuando la confianza es vital. Vital sí, pues hasta el sistema inmunitario se fortalece con ella. Mi madre usaba un dicho: Para las cuestas arriba quiero mi burro que las cuestas abajo yo me las subo.

Pues ahí estamos. Esto es una cuesta arriba. Ni miedo, ni pánico, ni otra respuesta se espera de nosotros salvo esta: CON FIAR, es decir fiarse. Y comenzar a usar otro órgano.

No me fío ni del mundo, al que voy conociendo, ni de los poderosos, ni de la Organización Mundial para la salud que esta vendida a la multinacionales farmaceúticas, ni de los médicos, pero sí me fío de mi corazón. Él sabe quien vive…, ese poder infinito y sabio, que bajo mil apariencias dirige a esos de los que no me fío. Y al final, escuchando mi corazón sabré que hacer en cada momento. También Él dijo: por sus frutos los conoceréis.

Un comentario en “CONFIANZA

Responder a Mayte Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s