Mujer contra hombre. Teocracia contra democracia

Levo años diciendo no a la democracia. La manida creencia de que es el menor de los males, me recuerda al refrán: Más vale pájaro en mano que ciento volando, que para mi continúa así: AUN SI ESTÁ MUERTO…

De hecho casi nunca he votado y los sistemas de votación nunca responden a la proporción matemática exacta de los que han votado sí. Por otro lado…¿Qué pasa con los que desean otra cosa? ¿Cuándo les toca ser oídas a las inmensas minorías? Este año alguien a quien quiero me dijo que el único sistema natural es la Teocracia. La base de la teocracia es oír al Dios que habita en uno y dejar liderar al más sabio, o dejar que este sea el consejero del líder. Hablo de “SABIOS”, no de instruidos, hablo de gente que es paz, vive en paz incluso rodeado de guerra y es amor para consigo mismo y por ello para sus semejantes. No buscan el poder, ni el dinero. El poder habita en ellos pues se conocen o van en vías de conocerse totalmente y ese poder jamás intenta la sumisión, ni ejerce el maltrato. El dinero lo valoran, pero no lo usan a penas, pues sus necesidades son cada vez más simples… Y esta gente existe. No son millones, pero existen.

La segunda cuestión es a qué Dios apelamos.

Hay al menos tres Dioses, son uno en verdad, pero los podemos ver como Dios origen o Uroboros. Diosa Gran Madre o Dios Padre creador. Y como tenemos la costumbre de enredarnos, y puestos a buscar un Dios cuyos dominios gobierne el hombre y la mujer que tanto monta, vamos a asegurarnos de qué entendemos por Dios y de qué divinidad hablamos. Ya lo anuncio. No es breve.

Dicen que en el origen de la gran mente que sería Dios, hubo una forma de ser, un estado psicológico, en que todo estaba, junto, todo indiferenciado, junto, sin posibilidad de luchas entre sí, pues nada era verdaderamente consciente, como un mundo de ideas… Para entendernos era un mundo similar al del sueño y aun no existía una manifestación como el universo. Versar es también girar. El Uno giró, y como respuesta a una necesidad imperiosa de conocer qué era cuanto vivía en el Uroboros, pues así lo llamaron más tarde a ese caos con un orden por establecer, dentro de ese mismo estado del ser, de esa mente infinita, se concibió y dio a luz a LA GRAN MADRE.

Así lo cuentan mitologías y leyendas de muy distintos orígenes. La manifestación, la materia, palabra que se deriva de MATER, o sea madre, nació dentro del Uroboros, aun como una forma intangible e invisible. Ella planeó la eternidad, Ella gestionó todo para que un día en la naturaleza apareciera la vida orgánica. Y tenía un objetivo.

Al comienzo era todo asexuado. Las primeras bacterias eran “madres”, porque se dividían en dos y daban lugar a hijos nuevos, no había coito. Reproducción más simple no era posible. Pero tenía riesgos. Los hijos eran débiles, morían por la acción de los agentes meteorológicos con facilidad, mutaban generando híbridos estériles…¡No era lo ideal!

Entonces, siguiendo el plan, las células simples se unieron. Por un momento fueron osadas, se atrevieron a meterse unas en otras temiendo ser deglutidas, pero las huéspedes no se las comieron. La fusión de “a veces”por evitar un peligro, se convirtió en una fusión definitiva y nació la célula huevo: Un núcleo, como una yema, y un fluido externo a ella, en que pervivieron esas células valientes portadoras de una energía vital asombrosa. Ambas se recubrieron con una membrana. ¡Nada se pierde!

Quizá sea este el mayor logro de la evolución. Nosotros somos herederos de esas dos campeonas que se fundieron en una, sin dejar de ser lo que fueron. Esta es siempre la lectura de una evolución sabia. Lo que gana y se mantiene nace de la fusión, de la unión, nunca de la separación. Esto ocurría hace algo menos de 250. ooo.ooo millones de años…inconcebible para nuestra mente. De aquella únión surgieron y desaparecieron muchas especies. Las primeras células eran asexuadas, pero eran femeninas por ser madres. Las que se unieron, ya eran sexuadas o dieron lugar a la aparición de dos sexos.

Existe una leyenda urbana que cree que antes del patriarcado bajo cuya égira vivimos, existió el dominio de las mujeres. Falso. Aun si hubo alguna cultura de esta índole, el matriarcado era otra cosa. No existían ejércitos de mujeres dominantes, ni emperatrices dominantes al estilo de los emperadores masculinos. No. Era una vida en que los hombres cazaban y se admiraban ante el “mágico” poder femenino que paría hijos de los que ignoraban que eran los padres. Existirían rivalidades entre tribus, pero no guerra y muerte sin sentido, desgastando las tropas mientras miles de soldados anónimos, que importaban un ardite a sus generales se desangraban, como más tarde ocurriría.

La forma de sentir a Dios era a través de la admiración por la vida, por la providencia de que disfrutaban y lo protegidos que se sentían. Pero también la naturaleza se enfurecía como ellos y les destrozaba. Entonces surgió la idea de una Diosa mala, una mala Madre.

Algo similar ocurre en las mentes de nuestros niños, cuando descubren que mamá a veces te lleva la contraria. Pero crecieron, como crecen nuestros adolescentes y tomaron conciencia de que los varones formaban parte de la magia de la vida. Este descubrimiento marca el inicio del Patriarcado. La Diosa Madre se ocultó bastante y nació el Dios Padre. Así como la Diosa era tierra, el Dios asimilado al sol, era celestial.

Los primeros tiempos del patriarcado no fueron aun tan brutales…Las mujeres aún gozaban de cierto prestigio y responsabilidades que les conferían alguna autoridad. Pero al paso del tiempo el espíritu competitivo, el ansia de dominar el espacio, la necesidad de mostrar quien es el más fuerte, entre otros factores, fueron dando paso a jefes dictatoriales y curiosamente, los dioses a quienes dedicaban sus obras ya eran masculinos y tan despiadados como ellos.

Podríamos decir que hoy su papel lo juegan los dueños de las multinacionales, que manipulan al ser humano con modas, consumos de variado tipo, todo para mantener su status y su poder basado en el dinero acaparado, dificultando la vida natural. Hoy están matando la vida del planeta, mientras compramos autos, moda, y un estilo de vida absolutamente alejado de la vida real. Hoy también podemos conocer caso tras caso, historias terribles de hombres que matan a sus parejas…Hoy ni la vieja y podrida democracia puede hacer nada contra esa violencia.

Si nuestros jefes escucharan a Dios…Pero …¡Claro! Ya nos hemos encargado de declarar oficialmente que Dios no existe…Y si existe está metido en los templos. Luego salimos lavaditos como un coche, dispuestos a volver al egoísmo que nos caracteriza.

¿Qué paso? ¿Se equivocó la Gran Madre al permitir nacer varones?

La biología muestra que las mujeres, aunque inconscientemente, generan hijos porque los desean. Hay en la vagina, en el momento de la entrada de los millones de espermatozoides que acceden, un proceso llamado DE CAPTACIÓN, que selecciona realmente a cual de esos millones dejará pasar nuestro cuerpo y cuales no. La gran Madre quiso los dos sexos, y cada mujer en su nombre elige ser madre de uno de esos espermatozoides, elige ser pues madre de varones. De hecho los varones llevan más información genética de la madre (70%), son hijos en mucho de su madre y ellas conocen antes de parirlos, qué puede ser un hombre y no obstante, los tenemos.

Tal vez la mitología nos ayude a comprender esto.

La Diosa madre, una constante en tantas culturas como origen, la cual sale del caos, se casa con varón. Este, se convierte en devorador de hijos e hijas. Esta es la filosofía inconsciente que sostiene al patriarca: DEVORAR en sentido menos tétrico, es no proteger, es humillar, es abandonar, es maltratar…Actitud que se reconoce en miles de padres, en unos menos y en otros más. Algunos se salvan, no obstante… Pero… ¿ Qué manía le entra al creador? Lo lógico es apreciar lo que uno crea, no destruirlo sin más…¿No será que estamos como en periodo de prueba y arrugamos al hijo como si fuera una frase en un papel que no es la IDEAL? ¿No podría también interpretarse así?

Toda una Diosa Madre creadora de Vida no puede equivocarse tanto. Y no se equivoca.Sentimos que hace tanto que sufrimos este patriarcado por nosotras las mujeres consentido, al ser madres de varones, pero en realidad hace sólo 1500 años que esta forma despiadada de patriarcado se ha impuesto y por brutal que sea, es nada en la historia de la vida, incluso de la humanidad, la cual es bastante mas corta: unos 8000 años.

Los roles femenino y masculino están presentes en los hijos de las mujeres y en sus hijas, tanto biológicamente, como psicológicamente. Amos sexos están en cada uno de nosotros. Hasta ahora, la apariencia externa ha determinado nuestro comportamiento y el rechazo de las partes de cada sexo que no nos gustan.

Pero ese hijo/a que busca la vida probablemente es un hombre verdadero y una mujer verdadera. ¿Qué son esos dos conceptos? Pues una mujer que vivencia en sí sus características masculinas, por ejemplo la rabia y no la rechaza, y un hombre que es sensible  y no lo oculta avergonzado. Son sólo dos ejemplitos.

Cuando dejemos de hacernos las féminas y seamos auténticas, cuando ellos dejen esa brutalidad para utilizarla cuando nos puede arrollar un coche, sin usarla por celos más reprimidos pongo por caso, un hombre será el protector de su casa y una mujer la acogedora guía del hogar. Ambos pueden dejar al otro ser y confiadamente ser como sean.

La clave de la paz de un territorio son sus habitantes. La clave de la democracia es ser sustituida por las voces sabias de quienes no necesitan la corrupción, pues sus miras son internas, no externas.

Bueno es saber que sí hay una opción a la democracia, que hay sistemas mejores, basados en la salud mental de las parejas de ciudadanos, que han dejado de pelear por ver quien manda más y han aceptado sus característicos roles, que no niegan su libertad de ser.

Una mujer tiene tendencia a conservar, a proveer y a dar estímulo para transformarse. Un hombre tiene un conocimiento que le viene de sus ancestros del espacio, es dinámico y más fuerte en general, posee el don de introducir nuevas variables en la vida común y sobre todo puede mantener la estabilidad, gane dinero o esté en el paro. Ellos son quienes alfombran el mundo para no dañar nuestros pies…Al menos, sus dotes genéticas así lo establecen.

Un día hombres y mujeres podemos ser así. El otro no es ya el amado/a, sino una prolongación de mi, yo mismo/a. Tales padres no devorarían a sus hijos, antes bien les proveerían del cuidado y protección, como para superar la fase de “la mamá mala” y no perecer en ese intento. Así, surgiría un hijo/a, que ese Urano devorador de hijos, vería y diría: ESTE ES MI HIJO/A BIEN AMADO Y EN EL ME COMPLAZCO.

Seres así, oirían su voz interna y no a los papanatas teñidos de corrupcción. Estos nos han enseñado el camino por el lado duro. Lo que no es ingenioso hacer. ¡¡¡Demos su papel por concluído!!!

El planeta pervivirá a nuestra especie tal vez, pero si deseamos una vida más justa, realmente mejor, hora es de dejar de responsabilizar a los poderosos. Hay un poder en cada uno para hallar su media naranja interna y componerse. La pareja está haciéndome de espejo y facilitando que vea de mi lo que menos me gusta protagonizándolopara mí. No le hagamos más protagonizarlo. Seamos conscientemente todo aquello que aún no nos permitimos ser y seamos íntegros, auténticos. Esa es la mejor forma de salvar la libertad, la justicia, el planeta y LA VIDA. Y esto, si que está en nuestra mano. Solucionar el hambre y los desmanes políticos, no.

Si una a una las parejas se descubren como siendo uno en dos versiones, la población que se hace de parejas y familias, podría regenerar la vida política o de los pueblos y ciudades. Pronto algo nuevo surgiría y faltos de corderos votantes, los corruptos se apagarían.

Repito, es una opción. Para mí, la única que devolvería la fe y la esperanza a mis niños y a los de toda la humanidad. Hacen falta agallas. ¿¿¿LAS TENEMOS???La cruz de Luz

Un nuevo amanecer es posible!!!!

¡¡¡VAMOS!!!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s