Una pelicula…

Hablaba con una amiga…
De pronto le digo:
-¡¡Claro que lo has hecho todo bien siempre!!
-¿Todo? Responde ella.
– SI!! TODO!! Repito yo.
¿Cómo es posible que tengamos tan mala opinión de nosotros mismos?

Llega la muerte de alguien querido, de un conocido y súbitamente las caras se ensombrecen. Debe ser porque uno recuerda que un día será nuestro turno y entonces…¿Qué habremos hecho bien? ¿Alcanzaremos el Cielo?
Se nos ha dicho que al Cielo van los buenos…¿Y si fuésemos todos?

Mi amiga duda de que sus actos, sus omisiones, sus pensamientos…todo aquello que identifica como “ella misma” puedan ser aptos para alcanzar la dicha…, la dicha eterna.
Entonces la he dicho:
-¿Sabes de haber algún error cual sería? Creer que somos los pequeños seres humanos los que hacemos o dejamos de hacer. Aquí estamos en Matrix. Nadie es real. Todos estamos en una película y el productor, director, guionista, etc. es sólo el UNICO QUE VIVE.
Puedes creer que eres tu quien vive, pero es Dios. Se disfraza de ti o de mí, de aquel o del otro, pero siempre es Dios. Eso nos hace inocentes a todos.
Vivimos mucho tiempo en la ignorancia. No sabemos quien somos y mientras esto es así, nuestros actos pueden ser de maldad y aun así serán inocentes.

Creo firmemente lo que digo.
Cuando le decía a mi amiga que su identidad no es el personaje que ella interpreta, me miraba como si le estuviese hablando a un fantasma, sin parpadear.

Sí. Hemos vivido desde niños haciendo acopio de datos sobre el YO que protagonizamos, sobre el personaje y hemos llegado a creer que el personaje y yo somos el mismo. Y cuanto más soy personaje, menos YO soy.

Alguna vez la sed de luz y de paz que tenemos se hace tan acuciante, que algo muy dentro se abre y ve que mi personaje es mi máscara, el medio para estar en el mundo, pero que yo soy más. MUCHO MAS.
De hecho soy todos los personajes. Soy el verdugo, quien da la orden de matar y la víctima o el reo. Soy el gobernante, el ciudadano, el partido entero y todos los partidos. Soy el bueno y el malo, soy el tibio y el indiferente…Soy la luz y la sombra…LO SOY TODO.

Pero hasta llegar a comprender y empezar a sentir quien soy, ignoraré que actúo en una película, en muchas películas y seré sólo un pequeño yo, en busca de la felicidad.

CORAZON DE CORAZONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s