Un Mundo sin fronteras.

Según la ciencia, tiempo y  espacio son dos dimensiones relativas, que dependen del observador.

Verdaderamente, parece mentira que lo que os voy a contar pasara hace 30 años…Resulta muy curioso que cuando a una memoria le pones tiempo, siempre es para asombro personal, porque parece como si fuera hace un par de años…¡¡TREINTA!! Sin embargo los tres que me quedan para jubilarme, semejan muy largos, sobre todo vividos día a día…

Como observador percibes que espacio y tiempo son elásticos.Recuerdas tu casa de niño y si llegas a verla de mayor te parece enana. Y a veces el espacio de mi mesa de escritorio crece, porque le cabe tanto, que se hace gigante.

Lo relativo es opuesto a lo absoluto. Y …¿Qué hay absoluto?

Hasta las mismas fronteras son relativas. Sin ir más lejos las geográficas que yo estudié como absolutas, hoy son diferentes. Ya no conozco las fronteras ni de mi continente, que creí estudiar como absolutas. Las de mi propio país, que era uno de niña, hoy se divide en comunidades, que son otra forma de frontera.

Y es buena esta relatividad, pues tal vez en el terreno de lo emocional, también todo pueda ser DIFERENTE.

Voy al relato.

Conocí hace treinta años a una mujer, mejor dicho a dos, diagnosticadas con ESCLEROSIS MÚLTIPLE.

Para quienes no conocen esta patología, se trata de un avance sin freno posible a día de hoy, que yo sepa, que va convirtiendo en duro todo el organismo. Es mortal, porque un día lejano, paraliza el corazón, lo que hace que se produzca el fallecimiento. Lo lejos o cerca depende mucho de la persona. Y aquí el ánimo positivo influye determinantemente en cómo de rápido se acerque la muerte.

silla negra 3

Entré a trabajar al tiempo en sus casas, como limpiadora y también iba a acostarlas por la tarde a última hora.

Os las describo: Una era de baja estatura, de cara seria, de actitud fría y distante. Aceptaba pocas intromisiones en su privacidad, y respondía escuetamente a mi charla. No era fea,  su gesto seco la alejaba de mí, costándome bastante ser expresiva y amable. La otra era alta, su cara sonriente, su actitud abierta y en tanto que su casa respiraba “aire y espacio”, la de la primera era antigua, llena de muebles señoriales y de oscuridad. La atmósfera de su casa era pesada ¡¡No podían ser más diferentes!!

Entré al servicio de la seria primero. Me pareció natural sobrellevando una enfermedad tan cruel, que no fuese precisamente unas castañuelas. ¡Cómo iba a estar alguien con un peso tan terrible sobre su destino…! Por eso el impacto fue mayor, cuando entré en casa de la otra. Salvo porque ambas iban en silla de ruedas, que  manipulaban para moverse libres,no había más coincidencias entre ellas. De hecho daba la impresión de estar sana.

Tenía un gato, alguna planta que cuidaba. Disponía de lo imprescindible,todo el mobiliario al alcance de sus manos.Los jueves un minibus adecuado con mini ascensor, pasaba a recogerla y se iba de compras a un mercadillo paseando como cualquier otra persona por los puestos. El conductor la subía a buscar al piso y la devolvía al mismo. Otras veces la llevaba al cine o al teatro. Cada noche otra colega venía a ayudarla a acostarse y a levantarse a la mañana siguiente.

bus

Verla vivir lo que para mi otra señora era una vida menoscabada, con alegría y satisfacción a pesar de su diagnóstico, me abrió una frontera mental.

NO HAY ENFERMEDADES, sino enfermos. Y no hay MINUSVÁLIDOS sino personas diferentes, no muy distintas de quienes nos juzgamos sanos, que tenemos actitudes vitales mucho menos satisfactorias.  Pero sobre todo, no hay nadie menos capaz, ni menos válido, ni disminuido, salvo que la sociedad así lo quiera.

Lo que cuento ocurría en la Holanda de los 80. Por entonces los Países Bajos tenían un sistema de impuestos muy exigente, claro que eso permitía que esta mujer tuviera una limpiadora, una persona que la acostase y levantara cada día y un servicio de bus, además de un sistema de raíles en el techo de su baño, que mediante unos ganchos que acoplaba a una parte móvil de su silla eléctrica le permitía incluso ir al baño sola. Es decir, que el mundo estaba adecuado a sus necesidades y si los analgésicos eran óptimos, esta señora vivía como tu o yo. Parecía más sana que muchos de los que van arrastrándose por las calles con caras sombría y la risa difícil sin ninguna enfermedad conocida.

El primer día que salí de su casa comprendí que no hay otro problemas que las fronteras que la mente social impone a las personas, porque lo que acababa de ver no era un sueño, sino real como el sol que me iluminaba.

Esta es una de tantas fronteras.

Luego están las de status social, las económicas, las laborales, las políticas…etc. Pero con todo y con eso las más peligrosas están en el corazón humano que considera que el otro es OTRO y reacciona afectivamente como si lo del otro no fuera con él.

Hace unos 2000 años un loco…Tenía que estarlo, porque los cuerdos son “realistas”, percibió la vida de otra forma. Llamó a eso que él sentía desde dentro Vida y padre. Dijo que la Vida era buena esencialmente, que lo único poco recomendable salía del interior de las personas, de los juicios parciales que hacían, y formuló un sueño contagioso que infectó a todo un pueblo. ¡¡Fue una infección tan positiva, que aun sin comprender mucho lo que decía, su alegría y entusiasmo contagiaba más allá del círculo íntimo de su gente y su región.

El impacto de su vida, de los hechos que se relataban sobre él no murió con él. Siempre me llama la atención que cuando alguien muere se dice: ” Siempre se lleva la muerte a los buenos…”, como si a los malos se les privase de morir… En su caso ese destello fue tan fuerte, que todos los calendarios se modificaron en torno al tiempo de su nacimiento. Todo el mundo, a excepción de un par o tres de países, viven el tiempo marcando como año cero el de su probable nacimiento.

baila

¡¡Nada de particular!! No todos los días aparecen locos congruentes, gente que escandaliza por su rectitud, por dejar todo por contar un mensaje, no por hacer caridad si quiera, sino por vender la única idea que se vende sola, sin engaños publicitarios, que promete la felicidad eterna.

 

¡¡A veces me pregunto si no somos más “felices” sufriendo, porque resulta inaudito que haya un modo de ser feliz y prefiramos ser desgraciados esclavos de las modas, del qué dirán, de las tradiciones y de las imposiciones sociales!!

Es verdad que somos un equipo. Nuestra tecnología, esa que hace mucho más fácil nuestro día a día, ni siquiera sería posible de estar solos. Únicamente en la medida que ese equipo se retroalimenta, es decir, cuando cada uno cumple su función y da al equipo el producto de sus esfuerzos, sólo entonces sirve ser sociables.

La naturaleza que copiamos para crear inventos como el helicóptero, o los tejidos específicos…., ofrece múltiples modelos de vida factible. Por ejemplo los osos, no crean familias, o los tigres…Los primates tienen distintos regímenes sociales. Los bonobos, una especie muy similar en apariencia a los chimpancés, son muy pacíficos porque copulan a todas horas y sin motivo aparente. No lo hacen por estar en celo. Es como si la actividad sexual les uniese, les diera paz y permitiese vivir en armonía.

Están las sociedades de insectos, que hacen creer que no ses el animal por ejemplo la abeja, sino la colmena. Si incluso mueren para indicar con un baile extenuante donde está la zona de flores que interesa a la colmena, no digamos si su reina muere. Mueren todos.

Ante ejemplos de seres vivos, en teoría inferiores a la capacidad humana , que funcionan ta bien , hace pensar que seamos tan zenutrios de ser infelices y continuar en una vida dificílmente soportable, porque no nos permitimos ser originales. Pues en el fondo ocurre, que adoptamos las ideas de otros y nunca somos valientes para poner en marcha modelos diferentes de conducta, modelos propios.

En apenas unas horas media España estará vacacionando. La otra media estará recordando a aquel loco, no por lo que dijo, pues su sueño era tan demencial…, que proponía tratar al enemigo como tu quieres ser tratado. Le recuerdan por lo que otros dijeron de él…Eso de que murió para redimirles del mal.

Y si ese loco que llaman Jesús impactó a quienes le conocieron, no fue por el dolor que convoca hoy procesiones con llanto y canciones de amargura, golpes de pecho y donaciones para fines desconocidos…,sino porque decía que él era la vida, que cualquiera podía ser la vida, que vivir era amar y amarse y que amar sin fe no va a ningún lado. También decía que la vida es buena, que basta no juzgar y cuidar al otro como quieres ser cuidado, para que tu realidad cambie.

jesus feliz

Yo doy testimonio viviente de que hacer lo que dijo funciona. Mi vida ya no es triste aun si me emociono y lloro, ni la amargura me ahoga como lo hacía antes de comprender cual es el mapa del tesoro de estar vivo. Soy muy normal. Tengo problemas como cualquiera, pero…Vuelan en cuanto pongo un chispito de atención y me dedico a amar. No pertenezco a iglesia o congregación conocida. Mi sueldo es mío, no de un grupo. Vivo al día y nada me falta. Y siento que ese estado de paz que el llamó REINO DE LOS CIELOS, está aquí en esta tierra y en este tiempo convulso.

Aquel loco que aceptaba a todos, aparentemente murió en una cruz. Pero si no hay fronteras, que son relativas, entre el mundo invisible y el nuestro tampoco las hay. Por eso yo le siento vivo y le veo en todas las caras. Esa es la verdadera Pascua y resurección del Cristo, que como ya me contaron y conté aquí antes, Cristo no es un ser sino una actitud, una forma de vivir la VIDA.

Así os que os deseo..¡¡¡PASCUA SIN FRONTERAS Y MUY FELIZ!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s