¡¡MILAGRO,MILAGRO!!

MOVIL 009

Ignoro si esa foto es real o una manipulación. A mi me parece lo segundo, por bella que sea la idea de que un corazón tan perfectamente delimitado pueda formarse en las nubes.
Pero los seres humanos necesitamos creer en los hechos como éste, hechos que se salen de lo común, que suenan a irreales, que parecen milagrosos…

Es poco frecuente hallar personas capaces de disfrutar con maravillas cotidianas, como la apertura de un capullo en flor, la sonrisa con todo el cuerpo de un bebé, o la ternura de bañar a tu madre anciana que de pronto se nos ha vuelto niña.
Ver lo único en cada pequeño acontecimiento del día, lo mágico en hechos que aparentan ser lo mismo una y otra vez, no es una cualidad que posea mucha gente.
Lo normal es que en los principios uno esté animado, eufórico incluso. Sin embargo el entusiasmo decae ante la aparente repetición de las situaciones y la rutina, que es un suelo seguro y confortable, se convierte en tedio y desesperanza. Tal vez sea por eso, que el milagro se genera en las mentes que necesitan una salida urgente de una realidad que ya no soportan.

De ahí nacen las leyendas, de un hecho (o varios) fuera de lo ordinario, que se cuenta dando por sentado que se cumplen las leyes de la física rompiéndolas. Y cuando la razón te dice que “no puede ser”, el deseo de volar por encima de las leyes de la naturaleza al menos en otro ser humano, nos permite por un rato soñar.

Pero hay unas leyes que rigen la materia y las conozca o no la ciencia, se cumplen inexorablemente, por más que queramos imaginar otra cosa.

Hay un enorme lapso de información que no nos llega a todos. Por ejemplo:
Yo creía que en toda la historia humana no existía ningún personaje de la talla de Jesús de Nazareth. Y resulta que aproximadamente cada dos mil años, la vida ha ofrecido al mundo un personaje muy similar. Cada uno de ellos tiene sus características propias, pero todos son ENCARNACIÓN DE DIOS. Uno de ellos fue Krishna, otro fue Buda, otro fue Mitra…Sé que hay más. La diferencia con Jesús es que Él hace de su mensaje algo abierto, pues invita a todos a alcanzar lo que conlleve esa encarnación de Dios que él es.
A menudo me preguntaba si el bebé Jesús sabría que era Dios.Me he preguntado cuándo tomó conciencia de su misión, como portador del amor incondicional de Dios hacia sus criaturas.

Durante mucho tiempo creí en los milagros. Creí que nació de una virgen, que multiplicaba panes y peces y caminaba sobre las aguas. De las curaciones no dudo, pues conozco gente que cura, sin ser Él. Hay un componente de salud en quien ama, capaz de intervenir en los cuerpos de otros y de sanarlos. Quizá un médico hablaría de endorfinas, o de oxitocina u otras hormonas, ya que la aceptación plena de alguien sobre mí provoca mi bienestar, mi salud.

Sin embargo la resurrección real de Jesús, base ideológica del catolicismo, poco a poco ha ido entrando en el terreno de lo imposible.
¿Significa eso que no resucitó?
NO. La resurrección como caminar sobre las aguas, o como nacer de una virgen, forman parte de los hechos extraños que rodean a cuantos han sido encarnación de Dios antes. Es preciso dotar de lo sobrehumano a quien, los que construyen la leyenda, quieren hacer aparecer como inspiración. Uno no copia al que no admira, no emula a quien se parece a uno mismo.
Mitra nació de una roca…Krishna fue “transferido” desde el útero de su madre encarcelada al de otra esposa de su padre libre. A Buda lo concibió un elefante que penetró por el costado a su madre en sueños…¡Vamos! Que lo del Espíritu Santo es mucho más creíble…Y estos son sólo los inicios milagrosos de unos seres que encarnaron a Dios. ¿Milagros? En las vidas de estos que un día fueron hombres hay muchos más.

Resucitar, como una prueba inigualable de lo que Jesús significa, no puede referirse a algo material. Las leyes de la materia son idénticas para todos y si no lo fueran, precisamente entonces, el personaje perdería todo su valor. Si Jesús tiene valor como símbolo, es porque fue HOMBRE, de haber disfrutado de ayudas sobrenaturales seguirle sería imposible.
Hoy estoy convencida de que Jesús fue descubriendo paulatinamente la vida, lo que subyace a ella, lo que los hombres ignoran, lo que hacen por no conocer el amor…
Vivía en un medio rural, había visto cientos de veces procesos que luego le sirvieron para hablar del gozo que iba asentándose en él y buscó palabras que todos, los de entonces y los de siempre pudieran comprender, elaborando “cuentos”, parábolas.
Y un día fue plenamente consciente de la unidad entre lo visible y lo invisible y quiso contárselo al mundo. QUIEN TENGA OÍDOS, OIGA repetía, pues sabía que la semilla del amor cae de formas distintas según las personalidades.
Tiempo después murió. Murió su cuerpo, que no Él. Os invito a ir a su tierra. Es fácil sentirle allí vivo. Pero yo que he vivido en Europa, no en Asia Menor toda mi vida, Le he sentido vivo en mí muchas veces.

¿¿RESUCITÓ?? No. El milagro que relatan los evangelios se salta todas las leyes de la física y quien no vino para romper las leyes, no hubiera aceptado romper la de la muerte. Pero resucitó sí, al hacerse VIDA, al expandir su alma por todos los universos posibles haciendo al PADRE suyo, al descubrir su identidad y el juego que es la existencia humana.
CERCA, decía Él, cerca está el REINO de los CIELOS. Pues quien no mentía, decía verdad.
El Reino de los Cielos es la pequeña felicidad de cada día, la sucesión de ellas, y esa amplitud que te coge el corazón, el pecho, cuando sabes que confiando todo llega.

No. Lo mismo que la magia es ilusionismo, no existen los milagros. Se basan en algo real y se cuentan para que busquemos más allá. Pero las realidades a que aluden, esas SI. Esas son ciertas. Doy fe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s