“¡¡DE PUTA MADRE!!”

¡¡Curiosa expresión esta!!

Curiosa, paradójica y asombrosa, porque no puede unir dos conceptos más dispares…¡Da qué pensar! La empleamos para indicar desmadre, pero sobre todo para indicar disfrute y excelencia.

En otros países los insultos graves están dedicados a otro. Por ejemplo el: FOCK YOU anglosajón ataca directamente a “you”, o sea a quien no eres tu. O bien se refieren a Dios: “Dios me ha condenado” es la traducción del peor taco holandés. Pero en España, si quieres de verdad herir atacas a la madre del otro. Y eso hace aun más sorprendente que DE PUTA MADRE una un insulto a nuestra madre y refleje algo positivo y no despectivo…

¡A ver…REPASEMOS!

Madre es esa persona que quienes no han tenido la suerte de conocerla añoran, que quienes la tienen la adoran, especialmente si son hombres, aunque haya madres de todas las clases imaginables y algunas recuerden más a la galerna del cantábrico…Pero como sensación la madre es algo bueno y querido a menudo, algo eso sí UNIDO A LA DECENCIA.

En el fondo alude a la Madre de todas las madres, al principio femenino…

Puta no es una persona. Es directamente un insulto, que pretende humillar. El nombre de quien ejerce de ello es prostituta. Decir “puta” ya rebaja el rango de aquella a quien se le dice. Sin embargo a quienes se dedican a esta profesión se les atribuyen cualidades relativas al disfrute que sobrepasan lo habitual. Tengo entendido que en gente “normal”, si es que eso existe, se usa la palabra “puta” para enardercerse mutuamente en ocasiones…Es decir, que tras esa palabra hay un mundo de placer escondido.

¿Están realmente tan reñidas esas dos cosas?

Una mujer que hace del placer su profesión conoce trucos, usa estrategias y pone en práctica métodos que para los varones son muy atractivos, porque incluyen la procacidad, la falta de pudor, la desvergüenza y las cotas de placer que se pueden alcanzar con estas premisas hacen del coito un acto de inmenso placer.¡Justo lo contrario de lo que se le supone a una madre…!

Pero quizá el principio femenino no está peleado con el gozo de un encuentro, que nos une aun si es un ratito…

Mi abuela, nacida a principios del s.XX presumía de que su marido jamás la había visto desnuda. Imagino que entonces pocas mujeres tendrían maridos amantes que acariciasen sus cuerpos para hacerlas salir del “ponte”. Ponte y te penetro. Eso ha sido desgraciadamente lo que las mujeres han conocido del sexo durante demasiado tiempo. Y es que “follar”, precioso verbo que alude a tener relaciones entre las hojas, o sea a cielo abierto, era algo que un hombre no hacía con su casta esposa. Para follar estaban las otras mujeres, que de paso han sido psicólogas y psiquiatras sin título, a menudo.

La insistencia machacona de no tener relaciones antes de la boda y después con otros hombres, no era otra cosa que la forma de asegurarse el marido que el descendiente era digno de recibir su herencia, porque sólo podía ser hijo suyo. Pero para las chicas de mi generación aún era tabú acostarse antes de casarse. Y hoy, aun se dice que una vez conseguido eso, si eres mujer ya sabes que casi siempre pierdes interés y te dejan.

¿Es eso tan trágico? ¿No podemos nosotras hacer lo propio y disfrutar del sexo?

Desconocemos en general que hombre y mujer son distintos, nos pongamos como nos pongamos. ¡¡Pero si hasta los cerebros son diferentes!! El hombre tiene una función y ha de madurar para desarrollarla, para sobrepasar el punto animal que le lleva a intentar fecundar, sin saber si quiera que es eso lo que le mueve. Y la mujer, que también tiene la suya, puede explorar su sexualidad en tanto no necesita ser madre y después de serlo.

La Vida pone a nuestro servicio placeres como el alimentarse y degustar aquello que comes; mirar las bellezas que nos rodean, desde un hormiguero, a un atardecer, o follar con una pareja y descubrir el placer de desinhibirse como si fueses una puta.¡¡Mucho tenemos aun que aprender de ellas, pues tras el placer hay algo más!!

Para disfrutar de esos placeres no hay que ser rico y sin embargo convertimos el acto sexual en rutina, lo mismo que comemos deprisa o ignoramos cómo se escondió hoy el sol y eso que cada atardecer o amanecer es ÚNICO.

¿Qué pasaría si una mujer madre perdiese ese sentido de la decencia y jugase, sintiese, explorase nuevas formas de vivir el sexo con la pareja? ¿Es que en lo cerrado de un lugar donde estamos unidos hemos de guardar las formas? Si algún día perdemos los fantasmas que nos hacen pudorosas y nos volvemos indecentes…¿No lo pasaríamos de “puta madre”? ¡¡Ya hay quien se atreve!!

Las tradiciones, la costumbre, el miedo, la vergüenza hace que aun hoy, que se nos supone conocedores de tanta información sobre el sexo, las mujeres pongamos demasiadas veces freno a nuestra sexualidad y lo que es más grave, a la sensualidad.

Llamamos a eso HACER EL AMOR. El amor no hay que hacerlo porque existe ya, sin más.Pero si por “hacer” entendemos mostrar el amor que sentimos, no estaría de más aplicar imaginación y dejarnos llevar. Hay algo sagrado en el placer que se nos escapa, porque une y crea lazos fortísimos. En un coito, es tal vez cuando de forma más plástica el uno se forma y se siente, desde dos personas. Pero llegar a ese momento permite expresar mil matices de amor, y el después igualmente. De poco sirve el pudor ahí, aunque como todo ha de practicarse, a veces años, antes de que las mujeres de hoy se atrevan a sacar a la sagrada puta que en todas nosotras habita.

Las drogas, tan perjudiciales fuera de su contexto, son como hacer el amor: Ambas vías permiten llegar a estados alterados de conciencia, a través de los que descubrimos que somos mucho más que gente, que una persona, que tenemos una conexión directa con lo más sublime del ser humano.

Entonces no se puede hablar de putas en el sentido convencional, sino de diosas entregadas con sus dioses a descubrir QUÉ SOMOS. ¡¡Eso si que es de puta madre!!

Sí, porque lo divino puso a nuestro alcance formas de conocernos, de unirnos, para que alguna vez entendamos que TODOS estamos unidos. ¡¡Por algún lado se podrá empezar y este es además EXCELENTE!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s