¿¿HASTA CUANDO??

Somos muy pequeños. Somos muy poco de uno en uno ¿Verdad?

Sí y no.

¡¡Realmente sólo vive un ser en todos los universos, en todas las dimensiones posibles!! Ocurre que cada uno es como una ventosita de un enorme pulpo de infinitos brazos y se cree desligado/a del pulpo. Le bastaría a uno conectar con el pulpo para ser el creador de cualquier realidad. TAMBIÉN LA PAZ.

Esa conexión existe siempre, sólo que parece como cuando llamas a alguien y está en un sitio muy concurrido. Hay tantas interferencias que comunicar resulta muy difícil. Pero posible es. Esa conexión se limpia de restos de “sonido” precisamente cuando uno sintoniza con ONDA BONDAD.

¿Qué es eso? Pues es dejar salir de dentro sólo lo mejor de uno…¡¡Incluidos los casos en que te pisan el callo bien!!

Pensar bien del otro, tratar al otro con cortesía como poco, con amabilidad, con ternura si fuera posible…Hacer las cosas como si las fuera a ver quien más te importa, lo más adecuadamente que puedas…ESO es sintonizar ONDA BONDAD.

Se. Lo sé que cuando te tratan bien sale solo. Otra cosa es cuando te ignoran, cuando te hacen daño, cuando te sacan de quicio. Sacar entonces serenidad y devolver bien por mal…ES COMO POCO COMPLICADO. Lo sé. Y sin embargo…¡ para que quiere uno su mejor traje si sólo te lo pones de allá para cuando y si los otros visten igual…!

¡¡Es que ver lo que pasó el otro día en Barcelona te hace cuestionarte por qué sólo si te apalean eres capaz de dar lo mejor de ti!!

Me parecío alucinante que los taxistas hicieran GRATIS carreras. Ni que los hoteles ofrecieran alojamiento gratis. ¡¡ES TAN INCREÍBLE!!

Pero no había que tener un negocio, porque el efecto es siempre igual. En Nueva York en 2011, en Madrid en el 11 de Marzo y en Londres “el otro día”, cuando un muchacho joven perdió hasta su vida por ayudar al prójimo…

Cada vez que nos sacude un ataque del tipo que sea surge de cualquiera esa compasión, que es PASAR CONTIGO, con-pasión es eso a fin de cuentas, pero sólo entonces.

Es evidente que hay un caudal de amor en la humanidad que ante el golpe se despierta, pero sólo ante el porrazo.

Y yo me pregunto:

SI ESTÁ…¿¿¿¿PORQUE ES PRECISO ESPERAR AL DOLOR Y A LA TRAGEDIA PARA DEJARLO SALIR?????

A nadie le importaba en Barcelona mancharse de sangre, tirarse al suelo a auxiliar al herido, la gente lloraba por extraños…

¿No son esos los mismos extraños con que vives en tu edificio, o los que te encuentras en la fila de un bus o de un banco? ¿No es la misma gente desconocida, tras la tragedia que antes de ella?

Si podemos ayudar …¿Es tan difícil sacar nuestro mejor lado pero sin que sea necesario el drama?

Empecé preguntandome HASTA CUANDO. Sí.

¿Hasta cuando, para tratar al otro como un hermano, vamos a necesitar que nos rompan el mundo a trocitos?

Durante toda la historia humana hemos respondido al mal con mal. La venganza, el querer ser más listo, el orgullo, el diente por diente… Todas esas respuestas son de uso común y son las que venimos empleando siempre.

Y a las pruebas me remito:

¿¿QUÉ MUNDO NACE DE RESPONDER MAL AL MAL??

No hace mucho una amiga me decía:

-Pero…¿Y voy a consentir que me traten como a un trapo cuando el derecho me asiste?

Nadie te trata como un trapo, hasta que tu aceptas que eres el trapo.

Hace años comiendo y no recuerdo bien por qué, un compañero se atrevió a llamarme “puta”. Yo no soy una puta y además a mi las prostitutas, que no putas, me parecen gente admirable que a falta de confesor, o de un colchón donde golpear, aceptan por bien poco que nuestros hombres, a los que no sabemos llegar, puedan desfogar sus impulsos primitivos. Pero no me ofendió.

Hay un sabio refrán castellano que reza:

NO OFENDE QUIEN QUIERE; SINO QUIEN PUEDE.

Yo le añadiría:

Y puede porque yo le dejo.

Mis derechos reconocidos pueden ser fenomenales, pero inútiles si no me los he ganado.

Sintonizar con ONDA BONDAD es una buena forma de ganarse esos derechos.

Si yo te miro como un posible enemigo, si en mi hay hostilidad o desconfianza, lo natural es que el otro reciba eso. Y no nos engañemos. A lo mejor ni abres la boca…Pero hay una cosa llamada frecuencia que sale de ti lo quieras o no y llega al otro.

Los pensamientos no son tan inocuos como pretendemos. Dan expresión a nuestra cara, se expresan en la actitud del cuerpo y cantan. Le dicen al otro qué piensas de él. Es mentira que sólo el sonido afecte. Afecta cuanto de uno sale. Se acompaña de una vibración que no ve el ojo, pero percibe ese sexto sentido que llevamos puesto y funciona a pesar de tanto barniz educativo, que ni oculta, ni disuade al otro de sentir tu desprecio, tu rechazo, tu odio. ¡¡AUNQUE NO DIGAS NI MU!!

En primer lugar es cuestión de qué gafas estoy usando, de perspectiva.

¿Cómo veo yo el día nada más iniciarlo?

Es un: “…otro día más…” hundido, triste… O es un: “¡Allá voy, una oportunidad más!”. Todos podemos cambiar nuestro pensamiento. Es tan fácil como decir lo que me conviene y no lo que sale ahí dentro de nuestras cabecitas.

Yo me pongo las gafas de “ver feliz” cada mañana. El sol vale un potosí, esa luz a raudales que es un regalo…Pero si hay nubes pienso: “Hoy es el turno de las plantas, de los animales salvajes…”. ¡Vale! Hay veces que no. Pero también esos días son grises…

Cuentan que un viejito estaba en el mostrador el primer día que entraba a su residencia, y que la enfermera le dijo:

-Venga usted…¡Le voy a enseñar su cuarto! ¡Verá qué bonito!

Y el viejito respondió:

-Ya sé que es bonito.

-¿Cómo, si aun no se la he enseñado?

-¡Porque he decidido ver bonito todo!

Uno puede empeñarse en ver lo bueno. Lo malo no se va a ir. Llega. Llevamos sembrando mal demasiado tiempo y es lo que nos rodea. Pero en el mal peor hay un punto de bien. Y ESE es el que hay que esforzarse en ver.

¿¿Hasta cuando la vida, el mundo va a ser como es, como todos nos quejamos de que sea??

Es fácil.

Hasta que decidamos ser ese que ayuda al desconocido, igualito que en cada una de las ocasiones en que un cataclismo social se nos ha presentado. Será hasta que esa actitud noble, maravillosa, que vive bajo mil capas de educación, salga como si tal cosa y habitualmente de mi.

¿Que me molestarán los otros? ¡¡Claro!! Pero puedo fijarme en lo que no me molesta en lugar de en lo que me molesta.

ESO es SINTONIZAR CON ONDA BONDAD.

Si no te gusta el mundo, si te parece un despropósito, no vas a cambiarlo jamás.

Eres demasiado poco, demasiado pequeño.

Pero siempre puedes cambiar tus pensamientos, olvidar tus derechos y ganártelos a fuerza de empeñarte en plantar el bien en vez del mal.

Actualmente ha surgido este término : PERSONAS TÓXICAS.

Son los nuevos parias sociales. Si te tildan de tóxico, vas apañado.

Y no sería posible…¡Digo yo!…Mirar…¿ Qué es lo que realmente es o significa ese TÓXICO en tu vida?

Bajo alguien que nos daña hay un gran maestro que trae una noticia que necesitamos recordar, aprender de una vez.

Ocurre que tu dejas a alguien tóxico de lado. Cambias o de barrio, o de trabajo incluso. Poco tiempo después alguien toma su relevo. De nuevo hay otro tóxico que te saca de tus casillas, que te revuelve las tripas. O será una situación, o será un pariente, o tu hijo…

Cuando hemos de solucionar un conflicto interno aparecen los tóxicos. Nos irritan, nos desesperan, nos maltratan… Y ojito, porque parece que te persiguen.

Es la VIDA que te toca para que sintonices ONDA BONDAD. Dar al otro lo que para mí quiero, puede no dárselo a él. Ciertamente, yo lo recibo. Si siembro zanahorias recojo zanahorias y si su sabor me amarga…¿No va siendo hora de sembrar otra cosa?

¿¡¡Que hasta cuando!!?

Hasta que tu cambies tu punto de vista. TUS PENSAMIENTOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s