MAL y dolor

mamamapodkfd (1)

” Que seas muy feliz”. “Quiero lo mejor para ti”., ” Que te vaya bien”.

Frases como estas las decimos a menudo cargadas de la mejor intención sin saber QUÉ HAY BAJO esos deseos de bondad.

Para la mayoría decir “física cuántica” es entrar en un campo desconocido. Pero es la física cuántica lo que hace que entres en cualquier mercado sin tener que abrir una puerta porque lo hace sola… Los móviles funcionan gracias a ella; la medicina actual se basa cantidad de veces en ella para mejorar nuestra salud. ES DECIR QUE NO ES UN CAMPO DESCONOCIDO, sólo que no sabemos cómo funciona.

Hay un principio elemental para saber cómo funciona el universo hasta en sus cosas más pequeñas o más básicas, en la naturaleza, en nosotros mismos que es sencillo y clave.

La energía está de siempre y se expresa por ondas.

Ahora mismo donde estas hay muchas formas de energía que no ves, porque esa energía esta en forma de onda y la onda se siente, pero es invisible al ojo.

Hay ondas de radio, teléfono, calor, luz, sonido… Sin embargo si hay algo que pueda CAPTAR LA ONDA, que en si misma es tan sólo una posibilidad de algo, entonces la onda se convierte en cosa por chiquitina que sea.  Por ejemplo: Si hay un oído, la onda sonora se convierte en nota y se oye. Si hay una bombilla, la luz se ve. Si tienes un teléfono hablas y oyes.  Ya no son ondas sino las partículas que componen la luz. Se llaman fotones y muchos fotones juntos permiten que veas tu móvil, o que veas la tele, o que de la luz en el texto que lees.

Así lo invisible se hace visible y se manifiesta.

Pero un físico experto en cuántica diría:

Cada cosa que se manifiesta tiene su opuesto. 

Para que tu veas luz u oigas algo, hay una ausencia de luz proporcional, o sea del mismo “tamaño” que se oculta. Y para que tu oigas, hay un silencio proporcional que se esconde. Cada cosa manifestada se apoya para subsistir en su opuesto, o no lo percibimos.

El frío de la mañana se basa en el calor que no aparece y sostiene al frío. Es un ejemplo.

Y esto que fácil comprender cuando hablamos de “cosas”es exactamente igual cuando se trate de emociones o sentimientos. Si tu estas feliz, tu infelicidad sostiene, te permite al ocultarse, que lo sientas así. Si estas siendo generoso, es porque tu egoísmo se esconde y sujeta para que seas generoso tus actos de generosidad. ¡Es pura física!.

La posibilidad de ser simpático o antipático, inteligente o tonto, guapo o feo, existe sin que la veamos hasta que alguien da vida a uno de los opuestos y deja de ser posibilidad para mostrarse. Y se mantiene en el tiempo si te empeñas en que se mantenga.

En la medida que uno camina hacia reproducir actos de bondad, en ESA MISMA MEDIDA, hay actos de maldad que los sostienen y de los que nadie tiene la sensación de que están. ¡PERO ESTÁN!

De esta física forma es como el mal crece, precisamente gracias a nuestros deseos de bondad y dicha.

Imaginad cuantos siglos, cuanto tiempo lleva la humanidad con este deseo de manifestar lo bueno…E imaginad cuánto mal inconsciente hemos creado entre todos. Y además, si alguno se ha salido de esa fila y ha sido malo, con cuánto rechazo y condena hemos reaccionado.

 ¿SABRÁ ALGUIEN JAMÁS CÓMO DE PROFUNDA ES LA SIMA QUE GUARDA TODO EL MAL, EL DOLOR Y EL DAÑO que nos hacemos con tanta positividad que condena la negatividad?

Un día ese pozo sin fondo explota y se muestra.

No es ajeno a ti o a mí. Es una parte propia, que se ha sentido desahuciada, olvidada y maldecida desde que el hombre es hombre y que clama que nos demos cuenta de que está y sostiene nuestras virtudes.

Miles de seres humanos han sido protagonistas de ese mal y por tanto reos de condenación y muerte muchas veces. Y sólo estaban mostrando, que para que tu seas bueno, tu maldad se ha ocultado a los ojos de todos, en especial los propios, porque …¡Anda que no te has esforzado por ser bueno y ser querido por ello!

Y no son los defectos los que claman justicia, los que piden “reconóceme, mira el papel que he hecho para que te quieran por lo bueno que eres… “NO. Son personas como tu y yo que nacieron con el fin de dar voz a los opuestos, para que algún día alguien que es buenísimo sepa lo malísimo que es en su fuero interno. ¡Nada que reprocharse. ¡¡Es pura física!!

La naturaleza misma es así. Si los leones no se comiesen a los cérvidos se convertirían en plaga. Hay múltiples ejemplos de lo que llamamos crueldad natural, que lo que hace es mantener un equilibrio y nada más, sin el cual la vida sería insoportable.

Este “perro mundo” es “perro” porque nadie concede importancia por ignorarlo, a que cada acto de bondad oculta uno de maldad. Uno escoge por pura conveniencia y para sobrevivir, sentirse incluido, ser parte estimada del grupo y promueve en su conducta los valores de su grupo.- Llámese familia, club, o país. Pero si tu grupo es humanitario, cordial, innovador, progresista, que sepas que en la misma (aunque desconocida forma) es inhumano, antipático, retrógrado y repetitivo. Y hay que saber que siempre, aunque en minoría, algunos valientes se piden un rol de incordio, malvado, soberbio o asesino.

SI. VALIENTES. hace falta mucho coraje para afrontar el desprecio y la ira de los bondadosos.

Las posibilidades de que algo, una cosa o una emoción o sentimiento sean de un modo u otro pululan en forma de energía. No causar daño… Hasta que alguien opta y escoge un lado de la posibilidad. YA NO ES ONDA, sino masa visible, o efecto que se percibe. Entonces uno debería ser consciente de la parte que no ve y agradecerse a sí mismo que se esconda, dándole así su valor.

Si aprendiésemos a actuar así, si pudiéramos reconciliarnos con todo lo malo…, si dejásemos de desear el bien para desear lo que sea necesario para cada cual, en cada momento…, llegaría la hora de que el MAL dejase de necesitar mostrarse. No harían falta seres humanos que perdiesen su vida ejerciendo de malvados, porque todos seríamos conscientes de que nuestra bondad sólo se expresa, porque nuestra maldad la alimenta desde la misma raíz de nuestro ser.

Ya no digo: Te deseo lo mejor… Ahora digo “que te llegue lo que necesitas”, porque muchos necesitamos el dolor, la enfermedad e incluso la muerte, para que nos sacuda la vida y salgamos del sueño en que vivimos.

Sólo cuando apliquemos ese principio cuántico que explica que cada cero tiene su uno y cada manifestación su opuesto y valoremos que cada acto se sostiene en el contrario que ignorábamos…, sólo cuando lo reconozcamos, dejarán de existir quienes nos vienen a mostrar al ser que no queremos expresar, porque si lo hacemos no nos querrán.

Entonces el dolor cuya sede es la oscuridad, la enfermedad y la muerte que viven en las raíces ocultas de nuestra existencia…, dejarán de reclamar su papel y podremos vivir en paz.

En otras palabras: EL MAL NO QUIERE SER VISTO. Su casa es la sombra. VIVE ESCONDIDO. SÓLO QUIERE QUE SE CONOZCA EL TRABAJO QUE HACE: Bastará reconocerlo así y dejar de odiarlo. Nadie más tendría que protagonizarlo y sufrir el desdén, el profundo desprecio con que hasta ahora les hemos cubierto.

 

2 comentarios en “MAL y dolor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s