Solo…

Solo. Llega un instante en que ni importa cuanta gente te rodee, ni como de larga sea la lista de tus contactos.¡ Te sientes solo!

La mayoría no siente esto ni de niño, ni de joven. Pero casi todos lo sentimos alguna vez, sobre todo si has pasado los 40.

Déjame decirte que te felicito. Si. Has leído bien.¡¡EN HORA BUENA!!

A partir de hoy, del instante en que te has creído SOLO es cuando puedes iniciar el vuelo y optar por otra posibilidad: TU GLORIA.

No te hablo del éxito… Ese es un fraudulento aspecto de la vida, tanto o más que la derrota. ¡Ya lo decía Ruyard Kipling!

” Si viene tu triunfo o llega tu derrota y a los dos impostores los tratas de igual forma…!”

La gloria es tu objetivo. No importa ni tu raza, ni tu fe, ni tu ideología o tu tradición, HAS NACIDO Y TE MANTIENES VIVO por alcanzar tu GLORIA.

Tal vez creas que vas lleno de defectos por la vida, que hay partes en ti despreciables, que eres eso que llaman ” un simple mortal”…

¡¡¡QUE TE CREES TU ESO!!!

Tú. desde el mismo momento que en el vientre de tu madre fuiste una bolita compuesta de dos huevecillos en apariencia insignificantes, eres una voluntad en marcha y tienes ese objetivo: TU GLORIA.

¡Sé, no sabes lo bien que lo sé…! Sé que tu eres el peor juez. Si lo haces bien, porque crees que se puede hacer aun mejor. Si lo haces mal, porque la has fastidiado de nuevo, o eso es lo que resuene allá en tus profundidades.

Pero escucha lo que tengo que decirte:

Nunca fuiste tu.

Eres poco más que el medio de algo mucho más poderoso, que a tu través hace y deshace. Nunca has sido tu.

Se también muy bien que parece que tus pensamientos y tu conducta son tuyos…, que eres responsable de tus actos. Y claro, cuando el día o la semana, o el mes, no sale bien, una de dos:

O echas la culpa a otros, o sea buscas fuera la causa, o la buscas y hallas en ti, con lo que vas a zurrarte a modo hasta deprimirte y hundirte en lo que crees tu propia miseria…

¡Qué ciegos estamos, qué sordos!

El mayor hallazgo humano no es ni la fisión del átomo, ni la llegada a la luna, ni el ya imprescindible (para quien lo conoce) grifo de agua corriente en tu hogar. Ni la redondez de la tierra, ni las deducciones y efectos de la física cuántica, ni el maquinismo, ni ninguna de esas cosas que tan importancia concedemos como la luz eléctrica.

El mayor descubrimiento humano, que fue digno de un nobel, es que habita en la materia, es decir en nosotros, un poder ilimitado y eterno, eternamente poderoso, auto suficiente e infinito. No tienes que ponerle nombre. Pero sí reconocer que habita en cada una de tus células, en el latido de tu corazón y en lo que haces que respires.

Y tienes además que saber que eso es lo que cuando preguntan quién ha hecho algo que tu has hecho, señala tu mano o tu índice marcando tu zona del corazón. ESO, que te hace decir: YO.

Te habrás dado cuenta que la gente muere la entierran o la queman y nunca más se sabe de ellos. Y crees por ello que ese es tu fin. Eso confirma que tu que eres como ellos también te extinguirás el día que tu cuerpo no de más de sí.

Déjame amiga, amigo, decirte que nada en la naturaleza se pierde. ¿¡Cómo iba a perderse cuanto tú sabes, todo lo que vivir te ha enseñado, cuando es tanto y tan valioso!?

Nadie ha vivido nada de forma idéntica a ti y si hoy la ciencia nos pone en valor todas las especies para que no dejemos extinguir ni una más…¿Cuánto más valor tienes tú, que te das cuenta de las cosas, que sientes y piensas?

Ese poder, ese cúmulo de posibilidades que te habita, sólo lo podrás sentir cuando creas que nada de lo exterior es suficientemente permanente o válido para llenar ese vacío que tu llamas SOLEDAD.

Y fíjate. Te decía que sólo eres el medio para que se exprese. Sí. Sólo y nada menos que eso. Pues nadie en el mundo, en toda la historia humana jamás ha sentido, vivido o percibido como tú.

Esto que te convierte en único, te hace ser un tesoro.

Ahora déjame contarte por qué yo me he sentido a veces así. Sóla también.

De pronto te parece que no te llega de fuera lo que necesitas, que no te miran, no te aprecian, no cuentas como otros que sí parecen contar.

Ha ocurrido algo importante, si a continuación tu eres quien se comienza a valorar, porque ellos no lo hacen para que seas TU quien se haga consciente del tesoro que eres y empieces a volcar tus dones fuera, en otros.

Si tu soledad te lleva a darte aun más… ¡¡¡BENDITA SOLEDAD!!!

Ahí, en esa profunda soledad, dicen los mitos, que Dios se halló cuando creó en sí el verbo y puso en marcha la creación dentro de sí de la materia. De esa actitud de auto parirse, nació en si lo maternal y pasó a ser LA GRAN MADRE. Parió un hijo. Y no habiendo nadie más, en un orgasmo fruto del mayor amor  con él, juntos parieron la VIDA.

 Sí. Te felicito por tu soledad. Es el principio del universo que está en ti esperando que lo saques fuera.

A penas te falta dar valor a lo que sientes que una vez tenías, actualizarlo y crear siguiendo tu propio corazón. porque …¿Sabes? en ese corazón tuyo, TODOS SOMOS Y ESTAMOS. Y además te esperamos…¡¡No tardes!!

¡Sólo tienes que ser como eres realmente y seguir tu corazón!

¿¿¿NO ES fácil???

2 comentarios en “Solo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s