El VIL metal

Tengo entendido, que cuando la gente se hartó de la corrupción eclesiástica hace unos cinco siglos, un pobre y vulgar párroco se atrevió a poner un papelito a las puertas de su iglesia y provocó la mayor movida en el seno del mundo actual (cinco siglos son un poroto) que imaginarse pueda. Se llamaba Martín y de apellido LUTERO. ¡Para que luego digan que uno es insignificante en lo de cambiar el mundo!

Martín se cansó de ver pagar la salvación eterna a pudientes, quienes luego se permitían seguir con sus abusos de poder, su falta de compasión, y la más absoluta anticristiana vida, aunque eso sí, luego fueran de comunión diaria y comensales cotidianos de curas de alto copete que les absolvían de las atrocidades cometidas, o consentían casar a primos hermanos sin problemas, o disolver por anulación matrimonios indisolubles.

Él se atrevió a decir algo que la iglesia oficial, única entonces, negaba: SOLO LA FE TE SALVA.

El D. Juan, escrita por dos grandes de nuestra literatura: Calderón de la Barca (cura él) y Zorrilla, hace plantearse esto. Zorrilla es luterano, en cuanto por un instante de arrepentimiento y transido por el único puro amor que sintió, el de Dña. Inés, salva al impenitente adúltero y roba flores de Don Juan, quien además presumía de ello en las tabernas… Calderón, sin embargo condena a su D. Juan ¡Hijo de la iglesia al fin!

Lo cierto es que tener fe es casi fácil. Tener FE es muy escaso. Y lo digo así, escribiéndolo con mayúsculas, porque creer que hay algo más, algo mayor que uno es casi de lógica básica. Basta mirar la naturaleza y comprender el magnífico orden que reina en ella, para admitir que algo muy grande hay que regula eso que el hombre se empeña en dominar, en vez de en comprender y funcionar a su favor.

Pero creer, tener FE, va más allá de la lógica de lo visible.

La FE de que hablo es esa que existe a pesar de las circunstancias. ¡Ni importa cómo de adversas resulten al ojo crítico quier cualquier adulto posee! Cree que lo imposible puede ser por encima de la experiencia, del daño recibido, o de que su fuero interno le llame loco…, Cree sin más. Puede ser que tus compañeras saquen prácticamente todas, una oposición largamente perdida… Puede ser sentir que un niño infeliz y maltratado por la mas amorosa protección de su madre, sea a tus ojos lo mejor que le ha pasado, porque resurgirá pese a quien pese… Puede ser perderlo todo en un incendio y saber que aun vives y tienes dos manos y un trabajo y de pronto un pueblo entero se vuelca y te salva… Puede ser amar sin esperanza alguna, a pesar de tantas evidencias, segura de que un día ese ser amado amará lo mismo que tu amas…, o puede ser creer en el bienestar y comprobar día a día que en efecto, por poco dinero que haya en tu cuenta, papá banco te suministra e impide la debacle económica.

No obstante para esto último, uno debe dejar de ver el dinero como el vil metal.

Las prostitutas dan amor a cambio de dinero. ¡Y no me bajo de ahí! Habrá más causas para prostituirse, pero son el psiquiatra más efectivo, las mejores psicólogas, y no por cobrar hacen de su entrega algo vil, bajo o despreciable. Nosotras, las decentes, tenemos muy claro que el coito nos ha de apetecer o no hay tu tía. Cierto que las hay entre nosotras que hemos sido o somos violadas sin que nuestra violación conste a nivel policial, que ocurre dentro del santo matrimonio y esas no cuentan… Pero qué poquitas saben el daño que causan a sus relaciones matrimoniales, o de pareja, con esos “dolores de cabeza” reales o fingidos, que denotan un conflicto personal (oculto hasta para ellas) con el hecho de ser mujer.

¡Santo, es lo que es ese dinero que los hombres les dan!

Gracias a ese para nada vil metal, la estructura social se mantiene y las parejas duran algo más que un bollo a la puerta de un colegio…, que no todos deshacen de hoy para mañana sus relaciones… Además, hoy que presumimos todas de estar tan liberadas, el negocio tenía que haberse fundido y desaparecido y los “puticlubs” siguen abiertos y la trata de blancas en auge…

¿Es esta la causa de llamar vil al dinero?

Podría ser. Pero va más allá y es más profundo el dolor.

Muchos niños crecen en el mundo privados del más elemental cuidado, de una mínima protección y crecen a pesar del primer mundo, ese mundo, que cree cuidar a sus crías pero están consiguiendo con su falta de educación y guía, algo que ya está causando lo antes impensable: Los hospitales psiquiátricos tienen ya un porcentaje (en progresión) de adolescentes perdidos ante tanto mimo mal entendido.

Pasa que hemos cambiado el eje de nuestras vidas.

Ocurría al amparo del crecimiento de la tecnología en el s.XIX. El hombre apoyado por científicos señeros como Newton, empezó a creer que era él quien decidía, quien conocería tarde o temprano el cosmos y su funcionamiento y de pronto un listo, René Descartes, salió diciendo que como pensaba, eso era prueba, la única prueba de que existía.

Dos siglos después aquí estamos : Pensando sí, y producto de tanto pensar, nuestra existencia pende de un hilo.

Siempre hay quien piensa que con mucho dinero tendrá mucho poder y con mucho poder manejará la vida, propia y ajena.

A esos el dinero no les parece vil, sino un medio para alcanzar sus fines.

Lástima que lo que funciona para todos resulte de hacer equipo, no de la voluntad de uno que regala dinero, quien sabe si para acallar una conciencia que conoce el mal trato a sus trabajadores del tercer mundo…

El dinero no es más que mi esfuerzo medido por patrones de medida, que según me valore yo me darán más pasta o me mantendrán agobiado. Pero para eso he de situar el eje de mi vida en mi corazón.

Y es todo cuestión de fe. FE EN MI. Soy lo más valioso que tengo y pido que midan mi esfuerzo, no porque nadie lo pueda hacer mejor, sino porque doy SIEMPRE lo mejor de mí. Y…

Como decía mi madre, quien da lo que tiene, no está obligado a más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s